Un software para restaurantes me salvó la cita

Un software para restaurantes me salvó la cita

¿Qué tal? Hoy les quiero contar un poco sobre la noche en que un software para restaurantes me salvó de echar a perder completamente una cita con la chica de mis sueños. Y no sólo una cita, sino la primera cita. Les quiero contar que soy una persona bastante tímida, por lo que me resulta especialmente complicado invitar a alguien a salir. Pero había una chica que yo realmente consideraba perfecta para mí. No es que fuera bonita tipo modelo, que en realidad sí es bastante bonita, pero era también su forma de ser: me encantaba ver cómo se la pasaba haciendo movimientos para protestar por algo o hacer notar que tenía preferencias por otras cosas que solían ser dejadas de lado.

No debo decir que no tenía muchos amigos, pues muchos la consideraban muy rara, a pesar de que era muy buena persona. Y aun así, yo no me atrevía a hablarle. Finalmente, un día se le veía muy complicada llevando muchos carteles y cosas así. Se le cayeron todos y, como todos en mi escuela son muy malas personas, comenzaron a reírse de ella. No pude más y fui a ayudarle, porque realmente se le veía triste. Esta vez, los carteles no eran exactamente de algo que quisiera defender, sino que estaba anunciando el nuevo restaurante de su familia. Era un sitio vegetariano, según lo que decía el anuncio, pero debo admitir que el diseño no era el mejor posible.

Le ofrecí ayuda para recogerlos y así comenzamos a platicar. Me dijo que su familia se había mudado hace unos años de la India y que ella ya había nacido aquí. Que ellos solían comer puros vegetales y que ahora habían decidido montar un negocio y que pronto sería la inauguración. Me dio un volante y me invitó a que fuera. Era este viernes. Algo en mí me dio la fuerza que había estado buscando y le dije que, si quería, la podría ayudar a atender a las personas ese día. Creo que ha sido la sonrisa más bella que alguien me haya dirigido. Rápidamente aceptó y quedamos en que la vería desde temprano.

No sé si ella habría pensado que era una cita, pero ciertamente, yo sí. Ya les aclaré que nunca he sido muy bueno para esto de las relaciones, así que puede que lo asumiera demasiado. Pero fui y la vi ahí, intentando poner todo en orden y viéndola interactuar con su familia mientras el caos reinaba todo.

Estuve ahí durante varias horas ayudando, hasta que me di cuenta de algo: no tenían nada que les ayudara a hacer las cuentas de los clientes y todo eso. Les pregunté y me dijeron que lo pensaban hacer todo a mano. Se me hizo muy raro, pues no parecía un restaurante tan pequeño como para que eso fuera factible. Me acordé que un amigo que tenía un restaurante había comprado su software en http://revistahp-pyme.fedex.decompras.com/software-para-restaurantes/ y que le había funcionado bastante bien. Se los sugerí y la idea les pareció muy rara, así que me ignoraron completamente.

El problema vino cuando llegaron todos los clientes y luego tuvieron casa llena y no supieron qué hacer. Llamé a mi amigo y le pedí q me pusiera en contacto con su proveedor. Afortunadamente, tenía muy buena relación con él y le hizo caso para que les trajera uno, pues estaban completamente desesperados.

Para no hacerles la historia más larga, ya llevo dos años con mi novia de padres con un restaurante vegetariano. Todo, gracias a un software para restaurantes que terminó solucionando nuestras vidas desde aquel alegre y afortunado momento.