El mayor trekking en la vida de René Escobar

René Escobar, joven y muy prometedor fiscalista mexicano, tiene un ambicioso proyecto deportivo todavía por cumplir. Y, ojo, estamos hablando de un hombre que ha participado en más de 20 triatlones nacionales e internacionales. Lo interesante de la misión que tiene metida ya entre ceja y ceja es que, aunque enorme y muy demandante, no es incompatible con su vida de esposo, padre de familia o, incluso, cabeza de uno de los despachos fiscalistas más pujantes. Por eso, el reto puede resultar muy inspirador para cualquier joven profesionista con una vida similar a la de René Escobar.

¿De qué se trata? Bien, vamos al grano: René Escobar quiere cruzar la Antártida a pie. Se trata, sin duda, de la “joya máxima” en el mundo del trekking o senderismo. Una proeza que no está al alcance del espíritu de cualquier hombre.

René Escobar no tiene una fecha fija para realizar la gran travesía. Apenas está empezando a planearla, de hecho, pero sin duda terminaría siendo la cristalización perfecta de la red de relaciones con alpinistas que René Escobar ha cultivado en los últimos tiempos.

Para que un hombre que no necesariamente ha dedicado su vida entera al senderismo pueda conquistar y superar al Gran Continente Blanco existe ya la tecnología —no hablamos de vehículos todo terreno y ese tipo de cosas, sino del know how y los aparejos necesarios para recorrer estrictamente a pie la extensión inmensa, en condiciones climatológicas y topográficas muy, muy difíciles— y la experiencia logística. Por supuesto, el recorrido se hace en grupo. René Escobar tendrá cómplices experimentados, gente que estará codo a codo con él, que lo levantará cuando necesite fuerzas extras, y que dependerá también de él para no flaquear. Es la expresión más acabada del trabajo en equipo.

¿Qué más debe tener? Bueno, la condición física nunca la ha perdido. Y la fuerza de voluntad, y la determinación, siempre las ha tenido.