Cosas que todo personal en restaurantes y bares quiere evitar

Existen ciertas cosas que suele molestar a la mayoría de las personas cuando hacemos una visita a ciertos restaurantes y bares, y lo más común es que tenga algo que ver con el personal de estos lugares. Es algo completamente normal que cualquiera de nosotros tenga de repente uno que otro día malo, y es posible que algún mesero no siempre esté de buen humor para atender a todos los clientes, pero de eso a que el servicio verdaderamente sea malo ya es otra cosa. Por esto, es que presentaré una pequeña lista de todo lo que las personas que trabajen en un bar o un restaurant deben de tener siempre en mente.

Cosas que todo personal en restaurantes y bares quiere evitar

  1. Nunca permitas que ni una sola persona pueda entrar a tu bar o a tu restaurante sin que les hayas dado una bienvenida antes, es posible que muchos clientes no aprecien este pequeño detalle y que en la gran mayoría de las ocasiones no correspondan la cortesía, pero cuando dan la bienvenida, es un indicio de que el servicio que se proporciona en aquel sitio es de muy buena calidad.
  2. Piensa mucho en tus clientes solteros, pocas cosas pueden molestar más a la gente que va sola a un restaurante y que un mesero los reciba con el tradicional ¿Espera a alguien más? Lo único que deberían de hacer es preguntar si cuenta con una reservación o no, pues de otra forma pueden incomodar a cierta gente.
  3. Bajo ninguna circunstancia impidas que tres personas puedan ocupar una mesa únicamente porque el cuarto miembro del grupo no ha llegado. Si se hizo una reservación para cuatro personas y la mayoría de gente ya está ahí, no hay por qué dejarlos esperando. Cuando algo así me sucede, no dudo en reclamar, pues sé que el sentido común está de mi lado.
  4. En caso de que la mesa no esté lista después de un periodo de tiempo razonable, no dudes en invitar a tu clientela una bebida o un aperitivo, es probable que se encuentren muy cansados, con mucha hambre y con mucha sed, y si tú les ayudas a saciar estas necesidades, te puedo asegurar que van a volver a tu negocio sin pensarlo dos veces.
  5. Las mesas siempre deben de estar niveladas, en dado caso que te percates que alguna mesa está desnivelada, arréglala antes de que los clientes tomen asiento. Si no puedes hacerlo, explícales lo que está sucediendo y pide que te den permiso de arreglar este problema, seguramente van a sentirse agradecidos por esto pues hay muy pocas cosas igual de molestas que comer en una mesa que está bailando.
  6. Intenta nunca interrumpir una conversación, no hay ninguna razón válida para hacerlo, sin importar que tengas que dejar el menú o que tengas que decirles cuales son los especiales del día. No podrás saber si lo que tus clientes están hablando es de gran importancia o no lo es, por lo que lo mejor que puedes hacer es esperar a que la conversación termine para poder acercarte a cumplir con tus labores.
  7. Cuando estés comentándole a tus clientes los especiales del día, asegúrate de no hacerlo de forma muy veloz, no hay nadie que esté tomando el tiempo ni nada por el estilo, lo que mejor funciona es decirlo de forma clara y natural, pero sin llegar a lo aburrido.
  8. Cuando estés comentando a los clientes cuales son los especiales del día, nunca reveles tus preferencias personales, ya que esto solamente se permite cuando un cliente quiere saber tu particular punto de vista, ya que de lo contrario, estás condicionando de gran forma el gusto del cliente, y si a final de cuentas no le gusta lo que recomendaste sin que se te pidiera una opinión, seguramente se verá reflejado en tu propina al final de su comida.
  9. Nunca presiones a tus clientes con la comida, nunca digas que te queda un número limitado de piezas de comida como langosta por ejemplo, sin importar que lo que estás diciendo es verdad. A nadie nos gusta que nos presionen para que tomemos una decisión, y menos cuando te diriges a un lugar para poder relajarte.
  10. Bajo ninguna circunstancia toques la parte de arriba de un vaso de agua o de cualquier otro recipiente, y lo digo exclusivamente por la higiene, pues a pesar de que te laves las manos 5 veces a día, a nadie le gusta poner la boca en un lugar en el que una persona acaba de poner una mano, evítate problemas tomando todos los recipientes desde su parte inferior.
  11. Al momento en el que te acerques a una mesa para preguntar ¿Cómo va todo? Escucha detenidamente lo que los clientes te están respondiendo y arregla todo lo posible para que los clientes pasen un buen rato. En caso de que esto ya no sea posible, asegúrales que esa mala experiencia no se va a volver a repetir.

Lo más importante que puede otorgar un restaurante o un bar es un buen servicio, así que no lo eches a perder. Si quieres recibir algunos consejos extras al respecto, no dudes en visitar http://revista.pricetravel.com.mx/restaurantes-y-bares/.