Aspectos de seguridad para deportes extremos

Quienes practican deportes extremos suelen hacerlo para tener su dosis diaria de adrenalina. No es exactamente que sean adictos, son sólo personas que sienten la necesidad de vivir de forma más intensa y con mayor riesgo al que pueden obtener de los deportes cotidianos. Yo me empecé a interesar por esto, y decidí que lo primero que debía conocer eran las reglas de seguridad, antes de entrar a PriceTravel a planear mi viaje extremo.

En nuestros días, los deportes extremos se han popularizado de diferentes formas, ya que no sólo podemos escuchar de personas que los practican, sino también de los seguidores que tienen sus participantes favoritos y observan las competencias, deseando que se llegue cada vez más alto y más rápido, aunque eso pueda exponer la vida del competidor. Sin embargo, para eso están estos deportes. Los practicantes saben que no será lo mismo que jugar básquetbol o fútbol, no sólo por el tipo de deporte, sino porque se tienen que ir adaptando constantemente, y buscar cómo practicar las nuevas técnicas y reglas que surgen.

El deporte que se practique de manera extrema va a ir evolucionando sus objetivos conforme pasa el tiempo, pero siempre dirigiéndolos hacia el mayor riesgo posible, dejando muy atrás las franjas de seguridad que existan. Dado que no cualquiera suele tener deseos de practicarlos, puede apreciarse que son muchos los jóvenes que han decidido hacerlo.

Actualmente, cuando mencionamos la palabra “extremo” lo primero que llega a la mente son los que se tiran en paracaídas, los que surfean a través de los elevadores, y quienes hacen kayak en los ríos muy poderosos. Pero antiguamente existían otros deportes extremos que ya no vemos tan riesgosos como otros actuales. En realidad, se siguen practicando, como el surf o el skateboarding, pero más bien parecen un inicio hacia otros más arriesgados a futuro, y que habrían dejado con la boca abierta a nuestros abuelos.

Dentro de la intención de riesgo, la seguridad puede quedar en el olvido en varias ocasiones. Por ejemplo, si a algún paracaidista le cuentas que hay nuevas formas de lanzarse, se emocionará más que si le recuerdas los tipos de paracaídas de seguridad existente. Es sólo cuestión de prioridades, y parece que el bienestar no es una de ellas.

Pasar por alto las medidas de precaución en un deporte extremo, para que el peligro sea todavía más, ha sido el origen de que muchos deportistas se lesionen con gravedad, llegando a la muerte en ocasiones. Pero todavía es peor cuando se trata de niños que comienzan su interés en algunos de estos deportes, y que los padres no les dan las herramientas necesarias para llevarlos a cabo con precaución. Por eso, aquí unos consejos.

Acude a un experto: no hay nada que puedas hacer peor que no acudir con un especialista en el deporte desde el inicio. Si acudes con ellos, te ayudarán a cimentar bien las bases de la técnica y la forma de ejecución, de manera que puedas incrementar el nivel de forma segura, y sin hacer movimientos erróneos que puedan costarte algún tipo de accidente en el futuro.

Recuerda que sólo eres otro mortal: practicar deportes extremos no es sinónimo de invulnerabilidad. Todavía puedes sufrir un gran accidente mientras los practicas. Y más, si no has llegado al nivel profesional. Es normal que la emoción te gane y quieras ir en ese momento a lanzarte en parapente de la montaña más alta y a toda velocidad. Pero recuerda que no se trata sólo de lo extremo, sino también de un deporte, y los deportes requieren práctica y disciplina para que puedas mejorar todo lo que quieres. Por ello, es recomendable comenzar con avances pequeños, pero que sean certeros, ya que no conviene avanzar rápido si, en unos cuantos días, olvidarás todo lo aprendido.

Aspectos de seguridad para deportes extremos

Vale la pena gastar por una mejor protección: imagínate que vas en plena colina de nieve, cuando empiezas a sentir que tus manos se engarrotan debido al frío, y que ya no puedes controlar bien los esquís porque tienes las piernas entumecidas. Si compras algo que no es de buena calidad, te puedes exponer a condiciones en las que no habías pensado y que pueden tener terribles consecuencias. Y tampoco es recomendable comprar algo que ya haya sido usado, porque nunca puedes saber si te quedará de la mejor forma, o si tiene algún defecto por el que se quieran deshacer del producto. Las ofertas serán tentadoras, pero espera un poco antes de que decidas algo.

Consulta a tu médico las veces que sea necesario: es totalmente recomendable escuchar la retroalimentación de tu fisioterapeuta y seguir sus instrucciones para no poner en riesgo tu integridad física. Tu cuerpo físico es lo más prioritario y no significa que por escuchar a tu médico vas a limitar tus actividades deportivas. De hecho, es totalmente posible combinar deporte extremo con una condición impecable. La finalidad de todo deporte es, de hecho, llevarte a disfrutar de un cuerpo sano y equilibrado. Piensa en tu cuerpo como una máquina: Si le das el mantenimiento adecuado y escuchas al experto, puede rendirte óptimamente por muchos años.